lunes, 10 de diciembre de 2018

Bordado

Te bordo en el pecho un alarido.
Arando en rincones encuentro la pared oscura, el reflejo opaco del rostro.
No encuentro las llaves. El hormigón pesa en los bolsillos.
Tengo miedo de que suba hasta arriba convirtiéndome en piedra.

Una piedra de lago, por favor, dentro de la tos que dispara tu risa. Una piedra insurrecta en tu mano. Una piedra con la que jueguen los niños y perros. Una piedra que pinten los ancianos. Una piedra colgada de un cuello. Te bordo en el pecho un alarido.

I*

miércoles, 5 de diciembre de 2018

LA NO MUERTE

Despiertan trozos de cristal en el pecho,
dentro hay una granada de mano envuelta en paños grises.

Caen palabras en persianas de aire, y la tierra ávida se enquista en tu boca, en todas las bocas que aúllan luz sobre el silencio perpetuo de los jazmines.

El amor cáustico con cuatro lenguas se abalanza sobre el bajo vientre, rajando el tejido, elevando el sabor de las plumas, cosiendo el tacto del miedo en ojos relampagos.

Amar(nos) es entender la no muerte. Vaciar(nos).

I*