viernes, 29 de junio de 2018

LA PIEL

En la obscenidad del《no》estrangulado anidan niños pescadores de sueños y de sus ojos se derrama una lágrima hecha de pan dulce.

En el ardor de estómago acolchado sobre pupilas lagarto maceradas con el cariño de cien bueyes pardos se alimentan las pequeñas bocas rotas de bocados y metralla.

En el amor de los pájaros tras la legumbre lúgubre que el suelo aplasta con su impunidad terrestre y polvorienta, porque la comida de los pobres es dos veces pobre.

Regurgitan deshechos de mármol bien tallado con caracolas lúcidas de aceite y caricias en el brazo abrazado de montones de barro.

Y se planta un agujero en la sien de cosquillas tatuadas que dejó madre
sobre la piel instantánea,
la piel que cubre el débil susurro del miedo,
la piel que arruga legañas
y con un soplo de arroz sostiene la llama gris del punto cruzado en el alma.

La piel que todo lo esconde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario