martes, 23 de enero de 2018

Me hago brecha


Él no me mira,
me traspasa.
Y yo le hago lo mismo:
Le traspaso una y otra vez como si el alma se pudiese tocar.


***

Emerge de nosotros una madriguera de agua
que riega los altares de mármol en los que se aplian yonkis
todos llevan tatuajes en las alas,
plumas punzantes rodean sus cabezas, las agujas son amuletos de cuarzo.

Los hilos erráticos construyen túneles de zapatos,
y las suelas eclosionadas besan la contaminación de los bolígrafos mudos
mientras la tinta aborta en la corteza ajena de una arboleda
en el suspiro amazónico que nace sobre el bajo vientre de las madres.

Me hago brecha.

Me hago brecha en la línea troceada que destroza el papel mojado,
me hago brecha en el gemido de un perro durmiente de párpados mordidos,
me hago brecha en la náusea del tráfico que tirita canciones de polvo blanco.

Cubrimos de guantes rotos todas las esquinas del espejo
para no tener que despertar a las cuerdas invisibles que nos sujetan el cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario