viernes, 1 de diciembre de 2017

MI MADRE POÉTICA

Me despido del sur, me despido de ella.

De mi madre poética que llena los muros de su casa
que derriba los muros del alma
y regala amor hasta en quejidos.
Que se desprende para prender.

Me despido del sur, me despido de ella.
De mi madre poética que vive según respira
y enseña con libertad de sombrero y libro.

Que aspira la nostalgia  del otro reverso, ese reverso que cruje de los adentros,
ella es la piel espejo que nos retuerce por dentro.

Abrazo al sur.
Abrazo a Camino.
No me despido de ella.
Me encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario