viernes, 1 de diciembre de 2017

El libro cerrado

Cuando me muera seré una base de datos en Facebook,
un número de expediente en la seguridad social,
un historial escolar, clínico, forense.

El polvo cayendo sobre el libro cerrado
acumulando silencio,
un nombre de mármol.

Y yo, quería ser un poema en manos ajenas.
En manos segundas, terceras, cuartas. Manos.

No seré más que lo que siempre he sido: Nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario